Gastos de negocio cómo inversor inmobiliario en España

0
291

Puede que como extranjero estés interesado en invertir en el mercado inmobiliario español, una vez más en crecimiento, pero no estás familiarizado con la legislación española y las leyes financieras.

Lo único necesario para poder comprar legalmente una vivienda en España es un número de identificación fiscal. Para los extranjeros esto se conoce como NIE y puede ser adquirido en cualquier comisaría de policía de España.

Sin embargo, los inversionistas serios buscarán abrir una entidad comercial para administrar sus activos de inversión inmobiliaria. La entidad comercial estándar en España para pequeñas empresas es la Sociedad Limitada, que es similar a una Limited Liablity Company en los EE.UU.

Puede costar entre 1000 € y 1500 € euros montar una SL y eso incluye todos los gastos incluyendo la asesoría. Un negocio nuevo debe tener 3000 € euros en la cuenta para comenzar. Una vez que haya comenzado la actividad, puedes usar este dinero como te parezca, no hay requisito de saldo mínimo. Los honorarios contables mensuales oscilarán entre 80 € y 120 € euros al mes.

Estos son los gastos legales relacionados con la posesión de propiedades en España:

  • Las entidades empresariales sin establecimiento permanente que sean residentes en la UE (incluidos Islandia y Noruega) pagan el 19% de los ingresos netos por concepto de renta como inversores extranjeros. Los gastos relacionados con el alquiler pueden deducirse.
  • Las entidades comerciales no residentes en la UE pagan un 24% sobre los ingresos brutos de alquiler. No se permiten deducciones.
  • Las entidades empresariales españolas pagan un impuesto del 25% sobre los ingresos por alquiler. Todas las deducciones son permitidas incluyendo depreciación.
  • IVA no se cobra al alquilar a los individuos y el 21% de IVA sí se cobra al alquiler a una entidad comercial. Obtenga más información sobre los contratos de alquiler en España aquí.
  • La distribución de dividendos a una entidad extranjera se grava al 19%. Esta tasa puede reducirse en función de los tratados entre países. La tasa también puede ser eliminada si la empresa y la inversión cumplen una serie de condiciones.
  • A la venta de la propiedad se aplica la tasa de impuesto de sociedades del 25% para las empresas españolas.
  • Los no residentes pagan el 19% al vender la propiedad y esta cantidad puede ser ajustada dependiendo de los tratados de impuestos. El comprador de la propiedad debe retener el 3% del precio de compra para pagar una parte del impuesto para el vendedor.

Si estás considerando seriamente invertir en España, debes hablar con un especialista fiscal español para obtener consejos actualizados sobre cómo minimizar los impuestos y gastos mientras operas en España.